Mitos y realidades de la toxina botulínica (bótox).

Qué es?

La toxina botulínica es una neurotoxina que se consigue a partir de una bacteria llamada Clostridium Botulinum. La misma debe aplicarse por un dermatólogo o médico especializado especialmente en el uso de la misma. Aunque el nombre técnico es el de “toxina” y a priori nos puede sonar algo “peligroso”, es importante saber que los médicos la utilizamos para los tratamientos estéticos y como la concentración de la misma es mínima, es inocua, es decir no provoca daños.

Para qué se utiliza?

La toxina botulínica si se aplica de forma correcta y con una buena técnica y dosis ofrece unos resultados excelentes para las arrugas “de expresión”, que son aquellas arrugas producidas por los movimientos de la cara: región frontal, entrecejo (cara de enfado), y patas de gallo.

Qué conseguimos?

Lo que conseguimos con el “bótox” es dar a la cara una expresión más descansada y relajada y no ese aspecto de estrés, enfado y cansancio que ocurre por el exceso de contractura y movimiento de algunos músculos.

Duele la aplicación?

Solo se siente una ligera molestia en el momento de los pinchazos, se puede elegir la inyección por zonas, pero para que los pacientes se hagan una idea, un “bótox completo” conlleva aproximadamente entre 15-20 pinchazos pero se realiza con una aguja extremadamente fina.

Cuándo observo los resultados?

La toxina botulínica no funciona como los rellenos, sino que los resultados se empiezan a apreciar a partir de las 72 horas aproximadamente.

Cuánto dura el efecto?

Esto es muy importante explicar al paciente. La duración de la toxina es absolutamente variable entre las personas. Normalmente oscila entre 4 a 6 meses, dependiendo de la fuerza de la musculatura. Habitualmente los hombres tenemos la musculatura más fuerte que las mujeres y por tanto nos dura menos.

Tengo que colocarme “bótox” entonces cada 6 meses?

La respuesta es NO. Yo explico a mis pacientes que con la estética no tenemos que volvernos adictos ni obsesivos. También es importante saber que una persona que “cada cierto tiempo” sin tener un calendario estricto, se aplica la toxina, con el paso de los años, ya no tiene esa fuerza de contracción de algunos músculos de la cara como al inicio, aún cuando la toxina ya no ejerza el efecto. Mi respuesta a los pacientes es: Si te cuidas desde joven, con ciertos retoques muy sutiles, lo que consigues es que a los 60 parezcas de 50, o a los 70 parezcas de 60, pero sin cambiar la expresión ni las facciones.

Cuándo tengo que empezar a utilizarla?

Eso también es variable. Hay personas que con 25 años ya tienen patas de gallo aún sin mover la cara, o hombres que a los 30 ya empiezan a tener muchas arrugas en la frente. Muchas veces las arrugas pueden resultar incluso atractivas!, pero ojo, lo que resulta atractivo a los 30 puede no resultar muy atractivo con 60. En el equilibrio está la virtud.

Sirve para rellenar las arrugas?

La toxina no rellena, sino que relaja. Entonces lo ideal es empezar la aplicación de las mismas cuando vemos que tenemos mucha fuerza muscular en patas de gallo, entrecejo, para evitar la aparición de las llamadas arrugas estáticas, que son ya las arrugas que se ven aún sin hacer ningún movimiento facial.

Qué hago con las arrugas estáticas que ya no responden al bótox?

Yo no soy muy partidario de la aplicación de rellenos (de tipo ácido hialurónico) en el entrecejo, ni en la frente, ni en las patas de gallo. Son zonas de mucho riesgo al pinchar y pueden generar problemas y cambios de aspecto de la persona en esos lugares. Los rellenos los utilizo sobre todo en pómulos, mejillas, zona peribucal pero en forma muy discreta. Cuando ya tenemos arrugas estáticas en zonas de patas de gallo, región frontal, podemos hacer uso de láseres fraccionados como el co2 para mejorar sobre todo la calidad de la piel.

 

 

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies